La disfunción eréctil es un problema que puede llegar a ser muy vergonzoso para los hombres. Además del impacto en su vida sexual, también trae consigo un fuerte impacto en su autoestima.

Para muchos, se trata de una condición que resta valor a su hombría y también es la causa del rechazo de algunas mujeres que no comprenden las causas de la disfunción eréctil.

 

Causas de la disfunción eréctil

 

La disfunción eréctil es una condición más común de lo que puede pensarse. Sin embargo, da la sensación de que fuesen menos los hombres que la padecen, ya que, por vergüenza, no se atreven a plantear su situación ante un médico.

De ahí que muchos se preguntan cómo solucionar disfunción eréctil por su cuenta. Pero para llegar a la solución, es indispensable conocer las causas del problema. Sólo así se sabrá cuáles son las medidas más oportunas a aplicar.

Las causas de la disfunción eréctil pueden ser muy variadas. Por eso, no todos los casos son iguales y no basta la recomendación de un amigo para superar el problema.

En algunos casos, éstas tienen su origen en el estado psicológico del hombre. Situaciones de depresión, ansiedad y estrés, pueden influir notablemente en su desempeño sexual.

En otros casos, la raíz del problema tiene un origen vascular. Se trata de aquellos pacientes en los que la sangre no circula adecuadamente en el pene, impidiendo así que se produzca una erección.

También es posible que se produzca debido al déficit hormonal, una condición neurológica o bien, que sea una consecuencia secundaria del consumo de ciertos fármacos.

Por todo ello, la impotencia sexual no se puede solucionar sin la orientación de un especialista. La revisión médica es la única forma de detectar la causa y determinar cómo solucionar la disfunción eréctil.

 

¿Cómo solucionar disfunción eréctil en jóvenes?

 

Con frecuencia, suele pensarse que la impotencia sexual es un problema que afecta únicamente a hombres de avanzada edad. Pero, a pesar de que, estadísticamente, se produce con mayor frecuencia en hombres mayores de 40 años, los jóvenes no están exentos de ella.

De hecho, es común en los jóvenes y en la gran mayoría de los casos, el origen está asociado a sus hábitos de vida.

El consumo excesivo de alcohol, tabaco, bebidas gaseosas y  sal o la masturbación en exceso, pueden conducir a la impotencia sexual.

Por eso, en la mayoría de los casos, la solución está ligada íntimamente a un cambio en el estilo de vida. Llevar una buena alimentación y combinarla con rutinas de ejercicio, suelen ser las medidas más eficaces en los pacientes jóvenes.

Cuando las consecuencias de la disfunción eréctil trascienden al plano psicológico, es indispensable recurrir a la orientación de un especialista.

En algunos hombres, el tratamiento será individual, pero no es recomendable que la ayuda psicológica se combine con terapia de pareja.

En todo caso, acudir al urólogo, quien tras una evaluación, determinará qué otros profesionales deben intervenir en el tratamiento disfunción eréctil.

 

¿Cómo solucionar la disfunción eréctil en diabéticos?

 

Disfunción eréctil y diabetes son dos problemas que, a veces, van tomados de la mano. La diabetes es una enfermedad que puede llegar a dañar el tejido eréctil impidiendo que el pene se llene durante la erección.

Adicionalmente, los daños en los nervios ocasionados por la diabetes afectan la sensibilidad dificultando la excitación en el hombre.

Cuando se detecta que el origen de la disfunción eréctil es la diabetes, la primera medida es el tratamiento farmacológico. Este puede llegar a ser muy variado, según las características del caso.

Por eso, debe evitarse en todo momento recurrir a la automedicación, puesto que puede conllevar a una complicación que prolongue la recuperación.

Adicionalmente, existen otras disfunción eréctil soluciones, tales como la atención psicológica. No obstante, debe ser un médico especialista quién lo determine, ya que sólo bajo la supervisión de un experto, puede lograrse un resultado satisfactorio.

 

¿Cómo solucionar la disfunción eréctil naturalmente?

 

La disfunción eréctil solución también puede lograrse a través de métodos naturales. Claro está, su uso no excluye la utilización de otros medios y tampoco es un motivo para dejar de acudir al médico.

Es posible que lleves mucho tiempo intentando solucionar tu problema de manera eficaz. La respuesta, muchas veces, se encuentra en tu alimentación.

Ésta, además de ser equilibrada, debe estar orientada a la superación del problema. Por eso, es recomendable que establezca una dieta rica en alimentos, cuyos nutrientes te ayuden a solucionar la disfunción eréctil.

Alimentos ricos en lisina, tales como el ajo, son recomendables porque ayudan a tener un mejor flujo sanguíneo.

Aquellos que son ricos en potasio también son muy recomendables, ya que se ha demostrado que ayudan a incrementar la potencia sexual.

El consumo de estos y otros alimentos con el específico fin de superar la impotencia sexual, debe ser consultado con el médico, especialmente cuando se presume o se ha detectado que el origen está relacionado con la diabetes.

 

¿Cómo prevenir la disfunción eréctil? 

 

Existe gran variedad de problemas de erección soluciones. Y a pesar de que, en muchos casos, resultan muy eficaces, siempre será mejor prevenir el problema.

Para ello, es importante, ante todo, estar informados. Sólo cuando se conocen las causas y los factores de riesgo, es posible tomar medidas idóneas que ayuden a prevenir la disfunción eréctil.

Aunque el tema pueda ser vergonzoso para ti, no debes dejar de buscar ayuda o información, porque ésta es la clave para mantenerte sano.

Del mismo modo, debes superar la vergüenza y hablar del tema con tu pareja. En la medida en que se asuma que es un asunto que afecta a ambos, se podrá hacer todo lo necesario para prevenirlo.

El examen médico también es muy importante cuando de prevención se trata. Los exámenes del especialista pueden detectar con anticipación los factores de riesgo que puedan estar presentes.

En todo caso, siempre será recomendable mantener hábitos saludables de vida. Esto implica llevar una alimentación balanceada, evitar los excesos y hacer ejercicio regularmente.

En la medida en que se practiquen estas medidas,  podrá evitarse este y otros problemas que puedan afectar tu vida sexual.